domingo, 27 de septiembre de 2015

Desde el Tirol con amor


La última parte del verano era la única que teníamos planeada. En Junio y bajo los incipientes rigores del verano peninsular, el agobio por las altas temperaturas me llevaron directamente a la web de Spanair y comprar sin pensar mucho unos billetes para ir al Tirol Austriaco.
  ¿Por qué allí y no otro sitio? Era la cuarta vez que iba, dos para competir en internacionales y una para entrenar en los rocódromos que se usan en esas competiciones. Fué la excusa perfecta para pasar unos días en el verano más fresco, verde y florido que se pueda tener en pleno agosto. Excusas perfectas:
Nuestro apartamento...precioso!
Zillertal

- Excusa nº1: El fresco, temperatura media de 18º, sin lluvia y noches de edredón a 7º-10º. Si visualizais a Hommer pensando en una hamburguesa, con la baba cayendo...esa soy yo pensando en el fresco Austríaco en medio de la ola de calor.... El agua corre por cada esquina de las montañas en forma de cascadas espectaculares, fruto del deshielo de glaciares centenarios que asoman entre los picos, magestuosos, a más de 3.000m. Levantarte cada mañana y verlos allá arriba, todo un lujo para la vista y los sentidos.
Carlos catando el granito de Zillertal

- Excusa nº2: Viaje cómodo donde los haya; vuelo Madrid-Munich (2h.), alquilar un coche en el aeropuerto, dos horitas de viaje con vistas espectaculares (y autopista alemana donde testar un buen coche de alquiler..), apartamento de madera enorme, cómodo, lleno de flores perfectamente conjuntadas y cuidadas, comida rica y diferente para probar, cerveza negra, grosellas y fresas silvestres...y muchas otras cosas que puntúan bastante...El precio; más barato para dos personas que ir en furgoneta hasta allí...Si es que estamos mayores y este tipo de viaje se agradece de lo lindo...;-)
En el Glaciar de Stubaital, en los Alpes Tiroleses

- Excusa nº3: Entrenar. ¿Cómo? Tal como suena. Después del desastre surfero (estupenda experiencia que repetiré seguro pero la piel blandita y los músculos más después de tantos días de inactividad escaladora...) El plan era ponerse a tono tras el descanso estival, que mejor sitio que los mejores
rocódromos de Europa: metros y metros para hinchar el antebrazo de lo lindo...Suena raro pero es un plan ideal, entrenar 4 horitas por la mañana y tener toda la tarde para la multiactividad turística; subir a un glaciar, patear por la montaña, visitar ciudades, tirarte por el patín, bici, parapente, cerveza...Y entre entreno y entreno conocer las escuelitas de escalada de por allí, que como ya sabíamos, son
Nada mejor que viajar con amigos: Bea y Tato se unieron a la expedición Austriaca
bonitas pero rancias en el estilo, así que planeé un entreno de 5 días con 3 de roca y sólo dos de descanso...a tope!!Resultado: increíble diferencia entre el primer día y el último, con una activación buenísima y los antebrazos que volvían a fluir...Estos rocódromos son como un  parque de bolas! Divertidísimo!
parque de bolas 1. Imst

El parque de bolas 2 Roco de Innbruck
Conclusión: unanimidad del grupo en que volveremos seguro, cada año si pudiéramos para pasar el verano aquí, pero mínimo, otro viaje más a seguir descubriendo sus valles y seguir disfrutando del aire fresco de la montaña más pura.
Zillertal, granito de calidad en un bosque increible!

Ni una postal...En las "cabañas de montaña" te sirven los mejores platos
típicos austriacos a un precio muy asequible.
 
La señorita Milka ;-)
Nombres imposibles, vías improbables...
Zillertal
Innsbruck
Stubaital, después de un precioso pateo, encontramos esto...
¿Dónde si no es aquí te ponen hamacas en medio de los caminos para disfrutar del paisaje?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada