miércoles, 21 de septiembre de 2011

TENDINOPATÍAS Y NUTRICIÓN

    Para tod@s aquell@s que esteis hart@s de luchar por curaros esa maldita tendinitis que no se va, os voy a ir recomendando varias técnicas que a mí me ayudaron bastante, abarcando desde el ámbito de la prevención, antes, durante y tras la práctica de la escalada; técnicas de movilización de los nervios (los pobrecitos todo el día "presionados" por nuestras sobrecargas y algo de nutrición, que direis ¿cómorrr?? pues sí, ya sabemos que somos lo que comemos, pues en este artículo que os copio y pego, y que he seguido bastante está la clave...y a ver si entre toda esta amalgama de pequeños esfuerzos logramos decir "bye,bye" a esos dichosos dolores (puedo decir orgullosa que no he vuelto a recaer y animo a todos a conseguirlo!!)
                                           Dedos sufriendo en el Escorial (J.Barahona)

Curación de tendones y ligamentos

Los tendones presentan una capacidad limitada de auto-reparación.(...). La reducida vascularización de sus tejidos es una de las causas de la lenta curación de tendones y ligamentos. Las células predominantes en los tendones se llaman tenocitos. Los tenocitos tienen la función de mantener la estructura de la matriz a través de procesos de degradación y síntesis. Sin embargo, el tendón tiene una densidad relativamente baja de células y con poca actividad mitótica, lo cual explica la reducida tasa de recambio de este tejido y cuestiona el grado en que estas células pueden promover la curación intrínseca. Los Tenocitos son las células que fabrican todos los componentes extracelulares del tendón. La Matriz Extracelular está compuesta de colágeno tipo I y sustancia fundamental.

El colágeno es el elemento que aporta al tendón la rigidez y la resistencia a la tracción cuando se somete a una fuerza, y flexibilidad cuando se dobla, se comprime o se retuerce. El colágeno tipo I es típico del tendón y responsable de su resistencia a la tensión. Los tendones sanos tienen mayoritariamente colágeno tipo I, con pequeñas cantidades de colágeno tipo III. No obstante, ante un problema de tendinosis parte del colágeno se pierde y se repara la estructura sintetizando colágeno tipo III.

La sustancia fundamental, formada por agua y mucopolisacáridos, se encarga de organizar el tejido conjuntivo orientando y ordenando las fibrillas colágenas y de este modo determina la forma final del tejido y del organismo. Es precisamente la pérdida de orientación de este tejido conjuntivo lo que termina cronificando las tendinopatías.

El tendón en la práctica deportiva está expuesto a soportar grandes tensiones, sobrecargas y fricciones que provocan con facilidad las lesiones, ya sean en forma de tendinopatías o de roturas espontáneas en los casos graves. Las últimas evidencias sobre tendinopatías demuestran que no hay inflamación (no hay tendinitis) salvo en los primeros días. La lesión se cronifica en parte por una arteriosclerosis y/o un depósito de ácido láctico, úrico, colesterol o triglicéridos.

Habría que proponer un tratamiento nutricional en función de la causa que ha provocado esta desorientación de fibras. Una dieta alcalina puede eliminar los depósitos de ácido úrico y láctico; asimismo es una dieta que permite en principio disminuir los niveles de colesterol, triglicéridos y arteriosclerosis. Es siempre el tratamiento de elección en este tipo de lesiones.
Dieta alcalina:

* Desayuno: leche vegetal + yogur soja + 8 almendras + 4 pasas + 1 plátano maduro.

* Media mañana: pan integral madre o negro, dátiles o pasas, castañas.

* Comida: Ensalada o verduras cocidas al vapor; 3 días carne máx.; 2 días pescado mín.; 1 tortilla; 1 legumbres + arroz.

* Fruta no ácida.

* Cena: Ensalada o verduras al vapor; arroz integral; trigo sarraceno; pasta integral (con verdura).

* Alimentos neutros o poco acidificantes: arroz integral, trigo sarraceno, sésamo, pan integral, pastas integrales, carnes blancas, pescado magro.

* Evitar: yogur, tomate, patatas, berenjenas, espinacas, pimientos, calabacín, lentejas. Carne o pescado: 1 vez/día máximo.


Componentes necesarios en la regeneración tendinosa y orientación en el tejido conjuntivo son varios tipos de glicoproteínas (cartilosan, fórmula regenerativa) y sobre todo la vitamina C, que ayuda a estimular la síntesis del colágeno tipo I.

Ya hemos comentado que en un tendón dañado, las fibrillas de colágeno se distorsionan y separan; los Mucopolisacáridos se encargan de ordenar y estructurar dichas fibrillas, determinando la forma final del tejido.

Escrito por Itziar Gónzalez de Arriba, Fisioterapeuta, Osteópata y Especialista en Terapia Regenerativa

1 comentario:

  1. Muy interesante. A lo mejor este finde compro esos alimentos y la semana que viene pruebo.... al menos es más facil comer bien que meter las extremidades en agua con hielo...

    ResponderEliminar